Conéctese

SOCIEDADES CIENTÍFICAS Y ASOCIACIONES DE PACIENTES FIRMAN EL MANIFIESTO “CERO TRASMISIONES VIH EN ESPAÑA”


NOTA DE PRENSA

SOCIEDADES CIENTÍFICAS Y ASOCIACIONES DE PACIENTES FIRMAN EL MANIFIESTO “CERO TRASMISIONES VIH EN ESPAÑA”

-En el marco del IX Congreso GeSIDA, que reúne en Vigo desde el pasado día 28 a cerca de 700 expertos en VIH, sociedades científicas y asociaciones de pacientes vinculadas han apoyado un documento en el que exponen que es posible acabar con la epidemia de VIH utilizando el tratamiento antirretroviral como prevención.

El documento ha sido firmado por los Comités ejecutivos y juntas directivas de Adhara (Sevilla), Apoyo Positivo (Madrid), BCN Checkpoint (Barcelona), Coordinadora estatal de VIH y sida (CESIDA), Grupo de Estudio del SIDA de la SEIMC (GeSIDA), Grupo Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH), Plataforma Gais contra el VIH, Red de Investigación de SIDA (RIS) y Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (SEISIDA)

Vigo, 1 de diciembre. Con motivo del Día Mundial del SIDA, que se celebra hoy, Sociedades científicas y asociaciones de pacientes vinculadas al VIH en España han apoyado un Manifiesto en el que defienden que el fin de la epidemia de infección por VIH es posible si aplicamos los descubrimientos científicos de la última década. “Desde los primeros 5 casos de sida declarados en 1981 hasta los más de 36 millones de personas que viven con VIH han pasado sólo 36 años. Desde entonces, los fármacos para tratar el VIH son cada vez mejores y menos tóxicos y ya está establecida la necesidad de empezar el tratamiento lo antes posible para preservar la salud de la persona infectada y eliminar el riesgo de transmitir la infección a otras personas, incluso manteniendo relaciones sexuales sin preservativo”, explica la doctora Julia del Amo, de GeSIDA (Grupo de Estudios del SIDA de la SEIMC). “Esta idea del Tratamiento como Prevención es uno de los nuevos paradigmas para acabar el VIH en el mundo, como ha quedó de manifiesto en la Conferencia del SIDA celebrada en Paris en julio y en el propio Congreso de GeSIDA”, concluye.

Para los especialistas y asociaciones de pacientes, “los excelentes resultados de tratamiento no se acompañan, sin embargo, de un control proporcional de la epidemia”. En España, aproximadamente, 141.000 personas están infectadas por VIH y un 18% lo desconoce. La importancia del diagnóstico precoz radica en que las personas infectadas pero no diagnosticadas, especialmente durante las primeras semanas de la infección, son la causa principal de la perpetuación de la epidemia. De hecho, en España, cada año se diagnostican de VIH unas 3.500 personas, algo más de la mitad hombres que tienen sexo con hombres, y más de la mitad con diagnóstico tardío. “Ante esta realidad, no podemos bajar la guardia reforzando lo que hacemos bien e implementando otras medidas eficaces en la contención de la epidemia”, sostienen.

Ciudades como Sídney, San Francisco y Londres están constatando importantes disminuciones de nuevas infecciones. ¿Qué han hecho ellos que podríamos hacer nosotros?, se preguntan los firmantes del Manifiesto. “Lo primero, reducir el número de personas infectadas sin diagnosticar y para ello, la realización de la prueba del VIH es clave. El Plan del Sida del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) recomienda la realización de la prueba como la estrategia fundamental. Las personas con más riesgo de infección de VIH, hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres, algunos grupos de mujeres trans, trabajadores/as sexuales, inyectores/as de drogas, y heterosexuales que mantienen relaciones sexuales con más de una pareja deben hacerse la prueba de manera periódica, anual o incluso trimestralmente. Además de los centros sanitarios, en España hay centros comunitarios que acercan la prueba a la comunidad que necesitan potenciarse. Igualmente, todas las personas entre 20 y 59 años que acudan a atención primaria y se hagan un análisis de sangre por otro motivo deberían hacerse una prueba de VIH al menos una vez en la vida”.

Ahora bien, mientras se progresa en el diagnóstico de todas las personas con VIH, ¿podríamos prevenir nuevas infecciones en personas que conocen los riesgos pero no van a conseguir cambiar inmediatamente sus prácticas de riesgo?, se preguntan los especialistas. “Podemos”, explica la dra. del Amo. “Se ha demostrado la eficacia de dos medidas; la primera, conocida como Profilaxis Post-Exposición, es la administración de antirretrovirales en las 72 horas siguientes a una exposición de riesgo, se puede obtener de manera gratuita en los hospitales públicos en España. La segunda, más novedosa, conocida como Profilaxis Pre-Exposición (PrEP), es la administración de antirretrovirales antes de tener relaciones sexuales de riesgo. La PrEP previene eficazmente la infección por VIH y muchos países la ofertan a la población que se encuentra a mayor riesgo de infección; el primero Estados Unidos en 2012, el último Noruega en el verano de 2017. Lamentablemente y de manera inexplicable, la PrEP no está disponible en España”.

Para los firmantes del manifiesto es “preocupante que la ausencia del uso reglado de PrEP en España haga que muchas personas estén comprando el fármaco genérico por internet y lo tomen sin la supervisión sanitaria necesaria. Intentando justificar lo injustificable desde las administraciones públicas se han invocado argumentos económicos y éticos para no aprobar la PrEP”, sostienen.

Sobre el argumento económico, ¿sale a cuenta pagar ahora para “prevenir” lo que tendremos que “curar”?, si bien no hay estudios en España, países de nuestro entorno que muestran que la PrEP es coste-efectiva para grupos de personas con alta probabilidad de infectarse, tanto más cuanto menor sea el coste del fármaco. “El precio actual de la medicación para la PrEP de nombre comercial Truvada®, aun siendo coste-efectivo, resulta elevado –explican-. Se hace necesario una negociación para reducir costes y/o la aprobación de medicamentos genéricos. En estos momentos la situación en España es muy confusa y reclamamos mayor liderazgo científico-técnico a las administraciones central y autonómicas para buscar soluciones. También pedimos a la industria farmacéutica, en especial a la propietaria de la patente de Truvada, que contribuya al menor precio del medicamento reduciéndolo, o facilitando la entrada de formulaciones genéricas. En julio de 2016, GeSIDA publicó las Recomendaciones sobre Profilaxis Pre-Exposición en adultos para la Prevención de la Infección por VIH en España, y en agosto la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios autorizó la indicación de Truvada® para la "Profilaxis Pre-Exposición". Más aún, en noviembre del 2016, el MSSSI solicitó al Comité de Bioética de España un informe acerca de los dilemas éticos derivados de la financiación pública de la PrEP y éste informó favorablemente en marzo del 2017. No obstante, la incorporación de PrEP en el sistema sanitario público no ha sucedido”.

Para los firmantes del Manifiesto, el otro argumento para retrasar la PrEP en España es enjuiciador, “pero el Comité de Bioética contestó con un texto detallado del que destacamos algunas reflexiones que creemos de interés: en ningún momento del debate de la lucha contra el tabaco se planteó la opción de limitar o excluir el acceso a la asistencia sanitaria por parte de aquellos que irresponsablemente habían puesto en juego su salud con el consumo del tabaco”.

Las entidades firmantes de este escrito defienden la incorporación de PrEP al resto de medidas preventivas del VIH, pero nunca su sustitución. “Somos conscientes que, si bien la mayoría de las personas intentan proteger su salud utilizando los medios disponibles, los consejos preventivos no se suelen seguir todo lo bien que se debería. Creemos que condicionar la prevención del VIH en hombres gais únicamente al cambio de conductas, habiendo fármacos que lo previenen, sería discriminatorio. Recomendar la PrEP no se contrapone en absoluto con insistir siempre en los beneficios de usar preservativos”, explican.

Por último, el escrito rubricado por especialistas y pacientes reitera que es posible acabar con la epidemia de la infección por VIH en 2030. “La entidades firmantes creemos en efecto que es posible, pues pocas enfermedades en la historia han conseguido movilizar tantos recursos y voluntades. Pero para ello necesitamos que nuestras administraciones, central, autonómicas y municipales, y nuestros líderes políticos se guíen por principios salud pública, mantengan la respuesta frente al VIH y luchen por llevar la ciencia a los ciudadanos”, concluyen.

Para más información, contactar con Tomás Muriel. Gabinete de Prensa de GeSIDA. Tefl: 6056033382