Conéctese

Nota prensa. El Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía denuncia las condiciones abusivas de la licitación para la atención del pie diabético por parte del Servicio Andaluz de Salud en Málaga


Hola,
envío nota de prensa y fotografía del Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía.
¡Gracias!
Saludos

El Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía denuncia las condiciones abusivas de la licitación para la atención del pie diabético por parte del Servicio Andaluz de Salud en Málaga

- La Corporación profesional explica la insostenibilidad del servicio por parte de los cerca de 300 podólogos de la provincia malagueña y recuerda que la Consejería de Salud no ha iniciado aún ninguna gestión para incorporar progresivamente a estos profesionales en el sistema público tal como le instó el Parlamento autonómico hace más de un año
 
Málaga, 9 de febrero de 2018. El Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía denuncia las condiciones abusivas expresadas en la Licitación Pública de Atención al Pie Diabético ofertadas por el Servicio Andaluz de Salud en la oferta publicada en el BOJA de fecha uno de febrero de 2018, que establece una tarifa de 18 euros por persona atendida al año. El secretario general del Colegio Profesional, Antonio Guerrero, explica que “la tarifa fijada hace insostenible el servicio por parte de cualquiera de los cerca de 300 podólogos colegiados que hay en la provincia de Málaga, sólo hay que ver que en el caso de la asistencia dental, por poner un ejemplo, la misma Administración autonómica establece una tarifa de atención básica de 30,65 euros por persona atendida”. De hecho, en la provincia de Málaga, sólo tres consultas podológicas fueron las adjudicatarias del servicio de SAS en el pasado ejercicio.
         Antonio Guerrero señala que “no solamente mantienen congelados los precios por consulta desde 2005 (18 euros al año) sino que obligan a atender por ese precio un número indeterminado de visitas del paciente, haciendo prácticamente insostenible el servicio”.  “A mayor número de visitas, el hecho de ser una licitación, obliga al profesional a ofertar por debajo de esos 18 euros anuales, con el riesgo de tener que retribuir por debajo de lo marcado en el Convenio Colectivo si cuenta con los servicios de otros profesionales auxiliares o titulados”, señala el secretario general.
         Por otro lado, “hace ya tiempo que no tenemos noticias de qué está pasando con el nuevo Plan de Diabetes, que debe sustituir al ya superado de 2013-2015 y que la Administración está elaborando sin contar en momento alguno con el colectivo”, declara Guerrero.
         El Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía manifiesta también su queja sobre la falta de disposición de la Consejería de Salud para incluir de forma progresiva la Podología en la cartera de servicios del SAS, tal como le instó el Parlamento autonómica a través de una Proposición no de Ley (PnL). “Hace un año y tres meses desde la aprobación de la PnL en el Parlamento y desde la consejería ni siquiera han iniciado conversaciones con el Colegio, que es el organismo que representa a los podólogos andaluces”. “Es más, cabe decir que la situación ha retrocedido pasos porque la consejera de Salud anunció el pasado octubre Unidades de Pie Diabético en hospitales de las ocho provincias y los podólogos no estamos. Muchas amputaciones por pie diabético se evitarían si los podólogos formaran parte de los equipos multidisciplinares establecidos en el Plan de Diabetes de Andalucía y por supuesto, en estas unidades recientemente anunciadas”, explica el secretario general del Colegio.
La complicación de un Pie Diabético puede finalizar en una solución drástica como es la amputación “y no entendemos la falta de sensibilidad de la Administración ante esta situación”, matiza el secretario general.
         El Colegio Profesional de Podólogos de Andalucía comenzará próximamente una serie de entrevistas con pacientes, profesionales de la Salud y representantes políticos “con objeto de concienciar sobre el grave daño para la praxis profesional que representa esta situación, así como el riesgo inducido de prestar servicios sanitarios bajo estas condiciones abusivas”, finaliza Antonio Guerrero.